Maruch Santiz

 



Ud. puede localizar a Maruch Sántiz en:
postino@zonezero.com

English   Article

Otros Autores


Copyright 1998 Todos los derechos reservados

      




En enero de 1993, Maruch me pidio una cámara para usar durante el fin de semana. Pocos días depués, cuando ya había procesado la película y me mostró las hojas de contacto, me conmovieron profundamente su visión y sus ideas. También me alegré de haber permanecido fiel a mi intención original de no intervenir o influir en la imágenes de aquéllos a quienes yo estaba enseñando fotografía.

Mi propósito al crear el Proyecto Fotográfico de Chiapas, en 1992, fue -y continúa siendo- el de facilitar a la gente indígena el acceso a implementos y materiales fotográficos, ayudandoles a adquirir habilidades en el uso de la cámara y en los procedimientos del cuarto oscuro. Quería animarlos a que utilizarán la fotografía para sus propios fines, y que se sintieran libres de escoger sus propios temas y acercamientos. Mi experiencia con Maruch, al principio del proyecto en Chiapas, marcó mi trabajo en el Archivo Fotográfico Indígena, donde también intenté ser fiel a mi idea de ofrecer a otros grupos la posibilidad de utilizar la fotografía para sus propios fines.

Desde el principio, yo tenía un interés, tanto personal como artístico, por ver el tipo de imágenes que crearían, pudiendo disponer libremente de una cámara, sin expectativas del exterior, sin estar familiarizado con la historia de la fotografía, y con una cultura menos marcada que la mía por las imágenes fotográficas. Cuando Maruch me mostró sus fotos, me alegré mucho al ver lo que había hecho. Ella había utilizado la fotografía de una manera muy original, atendiendo sus propios intereses y los de su comunidad. Maruch creía que las fotografías hablaban o de algún modo encarnaban la realidad.

Como artista visual, las fotografías de las Creencias me intrigan porque además de preservar las tradiciones, tienen el poder de cambiarlas, debido a la manera en que Maruch ha representado ciertos elementos de las creencias mismas. Me pregunto si las cosas que ha incluido en las imágenes que no pertenecian a la creencia original -por ejemplo, la canasta (en la que ella ha puesto el tronco de la col)- podrían entrar de algún modo a formar parte de la tradición oral. Me pregunto cual es el poder real de las imágenes.

Las fotografías y los textos de las Creencias son para mí evidencia de lo que cualquier herramienta puede ser en las manos de una artista.

Carlota Duarte